El bosque quemado

La instalación fotográfica El bosque quemado es una obra que nos muestra los árboles muertos de Sant Pere de Vilamajor en el incendio del 2017.

Los restos de aquellos árboles dejan evidencia de la vida interrumpida. El fuego retorció los viejos troncos del bosque, tal y como retuerce también el papel fotográfico. Esta obra manifiesta la presencia de la ausencia. La perdurabilidad de los cuerpos del bosque, ausentes de vida.

Actualmente el bosque quemado de las imágenes mostradas solo existe en esas fotografías ya que ha sido talado, produciéndose así otra vez la presencia de la ausencia en la propia imagen.